La diferencia entre disfrutar o no del confort de nuestros hogares pasa en muchas ocasiones por el aislamiento acústico del que dispongamos. Sin ruidos, la relajación y la tranquilidad son protagonistas del ambiente de nuestra casa permitiéndonos una estancia más placentera en cualquier momento del día.

Si estas teniendo problemas de ruido en tu casa, tienes prevista la reforma de una vivienda o va a construirse una nueva, Desde Expoven os facilitamos algunos consejos para conseguir insonorizar un piso.

Aisla tus paredes

Utiliza un tabique doble. Puedes colocar algún material absorbente en el espacio entre las dos cámaras. Cuando tu vivienda de al exterior, debes tener en cuenta el revestimiento de la fachada.

Aisla el techo

Una situación habitual es aquella en la que escuchamos los molestos ruidos de los vecinos de pisos superiores: andar con tacones, ruido de niños o mascotas, movimiento de muebles, etc.  Al tratarse de un impacto auditivo más directo, se necesitaría instalar un falso techo, actuando como aislante.

Aisla el suelo

¿Tienes un negocio debajo de tu piso? La mejor alternativa pasa por la instalación de suelo flotante, que aislará del ruido de lo que ocurra debajo nuestra. Estos suelos se componen de al menos dos capas dejando en su interior un material aislante que amortigua el ruido.

Puertas

Tanto las puertas como las ventanas son los elementos que según la composición de sus materiales o la estanqueidad en el cierre marcarán en mayor o medida el nivel de entrada y salida de sonidos.

En Expoven, disponemos de puertas de entrada como las de la colección Planar, con paneles espesos a ambos lados de la hoja que garantizan unas condiciones óptimas de aislamiento acústico.

Ventanas

En el exterior el tráfico y el ajetreo diario. En el interior el más absoluto silencio para tu confort.
Para un óptimo aislamiento acústico, debes tener en cuenta el tipo de perfil utilizado y la calidad de los materiales.

Utiliza ventanas como las ventanas Top 90 o Top 72 en las que todo el perímetro lo recorren puntos de cierre y el vidrio queda perfectamente adherido a la hoja. El aislamiento puede llegar hasta los 45 dB.